Génesis del arte

Al principio solo había fondo, y sobre el fondo solo la intención y el verbo flotaban sobre él. En el primer acto volitivo hizo aparecer al contrafondo, y vio que eso era muy bueno. Y ya no se pudo distinguir qué fue primero. Después separó la línea de la plasta, y con ello surgieron las formas y vio que eso era muy bueno. Al tercer intento hizo surgir las series, y con ello el tiempo quedó plasmado, y se creo lo profuso y lo exiguo, lo abundante y lo parvo, lo sucinto y lo ampliado… Y vio que eso era muy bueno. Quiso entonces acentuar espacios y colocó un tinte salvaje y surgió el grito y el silencio, la oración, la súplica y el reclamo. Y vio que eso era muy bueno. Cansado, supo que podría comenzar cuantas veces quisiera sobre fondos puros donde solo la intención y el verbo se atreven a flotar etéreos. Y descansó sabiendo que en cualquier momento, de la nada/fondo, sacaría provecho.

*De un texto que escribí para unos dibujos del pintor Fernando Chanes.
Los dibujos que aparecen en este post (Génesis 1 y 2) son de mi autoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *