Zugzwang y Coronavirus

 Una visión particular sobre el manejo de la crisis de la pandemia Coronavirus en México.

Dos videos salieron a la luz el día 20 de marzo. Uno de la Primer Ministro alemana Ángela Merkel, con un tono “a la Churchill”, mesurado, pero crudamente realista, poniendo a la situación actual de la crisis de la pandemia por el coronavirus a la altura del reto que para Alemania fue la Segunda Guerra Mundial y haciendo un llamado a la responsabilidad de todos para detener la amenaza que calificó de muy grave. Recordemos que Alemania, como Italia, España, Corea y China, decidieron ir por el plan de aislamiento social obligado y paro de actividades económicas a gran escala.

El otro video, fue el mensaje del Ministro de Defensa de Israel, Naftali Bennett. En este mensaje, insta a los ciudadanos israelíes a seguir con lo que el llamó “the most important insight on the Corona crisis”, esto es, la separación de jóvenes y adultos mayores (abuelos) llevándolos lo más retirado posible y con suficientes vituallas para que resistan aislados durante semanas… o meses.
La manera de decir: “No se puede detener”, el mismo camino que escogió Inglaterra, Amlo y ahora Israel.

No sé si es buena idea o una estrategia correcta, pero la manera de comunicarlo es más sutil y en cierto sentido más correcta que Amlo.

Amlo dijo más o menos eso en la Rueda de Prensa “mañanera”... a su manera.

En la “mañanera” de hoy (20 de marzo), con lo del tema coronavirus, ya fue más claro que en otras ocasiones. Dijo que desde hace tres meses tenían preparado un plan de contingencia y que lo ha estado llevando en etapas estratégicas. Que está asesorado por científicos y médicos y no por políticos o diputados.
Que tiene preparados hospitales y recursos económicos para medicinas y “lo que se necesite”, que tiene una cantidad de millones de pesos (es irrelevante, en este escrito, la cantidad) que le va a dar a los adutos mayores como una especie de quincena, para que no salgan a trabajar y que no se preocupen por como sobrevivir. Que los ciudadanos deben de cuidar a esos adultos mayores y no permitir que enfermen, siguiendo las indicaciones que estratégicamente están dando a conocer en cada etapa de la pandemia. Que él va a estar avisando personalmene cualquier cambio o avance en esas medidas.
En pocas palabras, dijo lo mismo que el israelí y el inglés.

Como opinaba yo el otro día en redes sociales, solo hay dos sopas en esto: o el gobierno detiene al país y su economía y los mete a todos a sus casas para que el número de decesos sea menor y la pandemia se detenga,  pero afectando a miles con las medidas y creando una inestabilidad económica que llevaría años restaurar, o dejar que se enfermen los que van a aguantar, supuestamente, y esperando a que el 60% quede inmune por haberla soportado y así cortar los contagios (aún no está comprobado que los que se curan del Covid19 se vuelvan inmunes) , pero elevando el número de decesos de los grupos de riesgo, en el orden de decenas de miles, en su mayoría adultos mayores y gente con patologías.

Para mi es evidente que lo que quiso hacer AMLO, además de tener en la mira una posible desestabilización, es proteger a la gente que no tiene nada, dándole confianza y ahora, según él, apoyo económico a la mayoría que está en pobreza y no tiene como aguantar la pandemia ni su secuela de quiebra económica o de supervivencia básica,  para muchos que se quedan de la noche a la mañana sin entradas o trabajo. Dijo hoy que ya logró obtener medios para proteger a los más pobres y que desde ese punto, se iba a “esparcir la ayuda a los demás” .
No creo que haya llevado bien el asunto ni su comunicación pero se entiende que trató de no preocupar y dar apoyo moral (otra cosa que ni él ni su equipo han sabido comunicar) sin embargo, a cierto sector informado de lo que sucede en otras partes del mundo sí que lo preocupó, porque le dió a entender que no se actúaba como en otros países.
Considero un error de transparencia, misma que debió afrontar sin pensar que actuando de modo paternalista estaba ayudando a un sector.
Entiendo, pero no justifico esta manera de actuar, que no es ética desde un punto de vista del derecho a la información verídica que tiene un ciudadano en relación a su gobernante, en una sociedad democrática.

La verdad es que estar en ese puesto tomando decisiones, es perder-perder. Siempre sales como el cohetero. La triste realidad terrible es que el país no aguanta un paro generalizado durante meses como lo puede aguantar, con mucho sacrificio, un país del primer mundo. Todo aquí es diferente. La cantidad de individuos, las distancias enormes, la economía, la educación,  la infraestructura de hospitales y sistema de salud y los mecanismos burocráticos y protocolos que medianamente están funcionando en otros países europeos, o decididamente totalitarios, como China y sus medidas draconianas.

La solución que me queda claro que tomó el gobierno mexicano desde el principio fue la misma que tomaron Iglaterra e Israel, y en cierta medida Francia , aunque éstos países actuaron con mayor transparencia (en el caso de Israel, no deja de sonar eufemista el giro de defensa a los abuelos y la separación de jovenes y adultos mayores, dicho esto como una solución facil y sin decir, como lo hizo Boris Johnson, que todas las familias perderían seres queridos). México, como digo, ya había tomado esa decisión a nivel gobierno, más obligado por la situación socio-económica, como comenté arriba, que por sesudo análisis médico/científico. Tomar esa decisión es como decir “Que se enfermen los jóvenes, para que de manera natural la población comience a adquirir inmunidad de grupo y la pandemia se detenga. Y esperemos que tengamos suficiente “parque” para ayudar a los graves, en su mayoría mayores de 60″. En pocas palabras, que dios escoja a los “suyos” y los demás a rezar y cuidarse cada quien para su santo.

La manera de llevar a cabo este plan, que según AMLO tienen 3 meses pensando y la manera de comunicarlo se presta a que se vea indolente… y ya de por sí tenía haters, pero es en cierto sentido estricto equivocado ese modo de percibirlo .
Por ejemplo con las declaraciones sobre amuletos y oraciones, que van dirigidas en su discurso a los más incultos, pobres y desamparados, (su capital político, pero en términos reales, ciertamente los abandonados de siempre y en número enorme ) y que son los que más la van a llevar mal si esto se pone feo, como todos los indicadores apuntan. Es lo que hacen los gobiernos cuando la situación no tiene una solución rápida o viable en términos pecuniarios. Apoyarse en la iglesia, y la fe eslo que hace Trump, y era lo que se hacía en cada momento difícil aquí, sea la Guadalupana o  la chamanería. Apelar a la sensación de seguridad que da el creer en algo.
Insisto, entiendo, pero no justifico.

Recapitulo el caso: en su mañanera de antier (18 de marzo), se le ocurrió mostrar unos amuletos que la gente le ha dado en sus visitas a pueblos y ciudades. En las ediciones y recortes del video que se propagó en medios y redes, se sugiere (algunos lo dicen abiertamente) que le dice a la gente que así se van a defender del coronavirus. De ahí, los medios internacionales han seguido diciendo ese malentendido. En realidad, ahí y en todo momento ha dicho que la gente debe seguir las indicaciones de la SSA y los consejos de seguridad que promovió la OMS lavado de manos, estornudar en el codo, etc. (aunque en su afán de “ser como el pueblo” actúa de forma displicente sin aceptar gel hidroalcohólico y dando besos abrazos y caricias a niños y adultos) Y los últimos días, la misma SSA sugiere que actuemos como en fase 2.
La percepción de muchos, apoyada por memes y videos editados, fue que no hace nada en su estrategia al mismo tiempo que promueve amuletos .
Curiosamente, en redes sociales esas oraciones y fotos de “detentes” abundan. Nuestro pueblo cree fervientemente en eso.

Mi lectura sobre el manejo de Estado de la actual crisis de salud pública es que independientemente del resultado final, AMLO, desde su visión autoimpuesta de presidente “histórico” y enfrentado con una realidad social, económica y estructural muy delicada,  se encuentra en una situación de zugzwang ante los escenarios de un tablero de ajedrez de estadista. Seguramente en consenso con empresarios y equipo de desarrollo social se tomó la decisión que México puede tomar a pesar de todos los vendavales. Seguir adelante sin detener económicamente al país. Cualquier decisión lleva a una mala posición. En ajedrez, ante una disyuntiva que lleva a dos malos caminos, se tiene que tomar el que favorece un mejor final. Las variantes que siguen son muchísimas y complicadas. Eperemos que el mandatario, pero también  nosotros, nos comportemos a la altura de un problema mayúsculo que evidentemente todo el gabinete conoce.
Hago votos por que las secuelas sean restañables y soportemos el aparentemente inevitable vendaval

Sin duda una decisión durísima y que pondrá al país en un momento histórico… pero no la clase de historia con la que soñó y que, sin embargo se le presenta como oportunidad para escribirla con bonhomía y sin protagonismo.

No son momentos de estar a favor o en contra de su mandato o del de cualquier otro en su puesto. Es momento de ayuda mutua, de creatividad ante la adversidad, de menos quejas y más ideas, de ponerle el hombro a quien lo necesite y a no ser un patán oportunista que crea que a río revuelto puede sacar provecho.

La actual es una situación en la que jamás ha estado la humanidad. Está comunicada como nunca, con acceso a todo el conocimientoo, con la evidente necesidad de actuar todos a favor de todos para no caer en lo infrahumano. Es claro que solo podemos salir de estas actuando al unísono y sin intereses de grupo. Si los demás caen caemos nosotros. Si solo veo por mi, hago que los demás, en su caída, me arrastren.
Por las reacciones del ciudadano de a pié de cualquier país, me doy cuenta que todos somos iguales (salvo la minoría de psicópatas de siempre) y todos actuamos de buena fe. Tengo confianza en que esta situación sacará lo mejor de nosotros y sabremos acomodarnos a las situaciones difíciles que por primera vez como humanidad total podemos resolver.

 

3 comentarios en “Zugzwang y Coronavirus”

  1. Buen artículo, Javier.
    Balanceado. No amarillista y consciente de nuestra realidad mexicana.
    Estaré lo más guardado posible. Ya mis hijos me andan ayudando.
    Esta etapa es un buen aprendizaje para todos. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *