Sobre el manejo de la crisis pandémica en México (3)

Ayer, un buen amigo me presentó un video con opiniones de un epidemiólogo español sobre el manejo de la pandemia en México, para conocer mis comentarios.
El día de hoy, en la rueda de prensa de AMLO, “la mañanera”, AMLO prácticamente confirma punto por punto (y ya de manera clara) el por qué de su estrategia y que he venido tratando de explicar durante tres semanas.
(En otros dos escritos en este blog y en varias participaciones en redes:
Aquí:
http://tempusfugit.mx/blog/2020/03/21/zugzwang-y-coronavirus/

Y aquí;
http://tempusfugit.mx/blog/2020/03/27/sobre-el-manejo-de-la-crisis-pandemica-en-mexico-2/

Vale la pena que vean (sin edición) esta mañanera cuando habla sobre el tema. Sugiero verla sin animadversión al personaje, para tener un juicio razonado y no visceral.

Los comentarios al video de mi amigo eran dirigidos personalmente a él, antes de esta rueda de prensa pero las declaraciones en “la mañanera” me mueven a dejar por aquí mi opinión sobre el tema. Así que las coloco para todos…

Joel, mis apreciaciones al video https://youtu.be/kUM4lu2Vblo.

En términos numéricos es correcta la información, y la muy probable escalada de casos graves que podrán colapsar a los hospitales, pero creo que le falta la mitad de la evaluación del problema en el caso de México, aún y cuando en el video se dan cuenta de algunas cosas que modifican la estrategia político/científica de cómo se está manejando la crísis venidera.
Por mitad de la evaluación me refiero a la parte económico/productiva del país, que va aunada con el problema de infraestructura de salud y de la falta de insumos medicamentales.
Desde Europa, no es fácil detenerse a pensar que suspender toda actividad en un país de 130 millones (!) de habitantes no es “baba de perico”.
Una parada nacional de solo algunas semanas implica dejar sin protección a millones de gente que vive al día, con la evidente descomposición de la economía, con todo lo que implica de descomposición del tejido social y el pánico generalizado por falta de insumos para la vida diaria. México vive al día. Solo un 6% (ponle un 10) tiene posibiliades de guardarse en una casa más o menos cómoda, hacer una despensa (un tiempo) y ver películas mientras baja la cuenta del banco. Efectívamente el problema se solucionará con asesoría científica, pero un científico de salud no tiene todos los datos socioeconómicos y el problema reside en la toma de decisiones. Una pregunta: ¿si tú y yo – y cualquiera con internet-
nos damos cuenta del problema, tu crees que el gabinete no lo hace?
Como ya lo he expuesto en muchas ocasiones, ante las dos opciones estratégicas básicas,
+ Encerrarse y frenar la economía y entrar en una recesión de la que tardará años en sanar, con peligros de descomposición político/social y probable caos a la larga
+ Salir a la calle con medidas de mitigación suaves y enfermar rápido a la población, confiando en que exista una “inmunidad de grupo” (cosa que es teórica y que no está demostrado que la gente quede inmune) colapsando por un tiempo hospitales, con decenas de miles de muertes, pero salvando la dinámica de producción nacional (que también es un riesgo, porque si se colapsa el sistema de salud de todas formas se creará pánico y se detendrá la economía (por eso los americanos están enviando al ejército a los puntos neurálgicos de contagio).

México escogió la segunda estrategia, y no lo ha dicho abiertamente. Claro que se tenían informes básicos de la problemática que se venía. Se escogió la estrategia más obligado por las características socio-económicas, estructurales y de número de pobadores de las nuestras ciudades (para hacernos una idea, Madrid tiene 6 millones de habitantes y forma parte de una economía europea con mejor infraestructura en salud, comparado con los 22 millones de habitantes de la zona metropolitana, tan solo en la CDMX, que está inmersa, son 8 851 080 habitantes) más obligado por eso, digo, que por cuestiones científicas.

No dejemos de lado que al escoger esa estrategia, se hizo seguramente en consenso con los empresarios e industriales, solo hay que ver las declaraciones de Salinas Pliego, y en base a las recomendaciones de científicos de salud, ante una pregunta parecida a “¿Si nos metemos en esta estrategia, podemos contener el vendaval?”.

En los hospitales colapsados en Europa, se está practicando el llamado “triaje napoléonico”, que se usaba en los campos de batalla. Si se tiene un respirador para dos enfermos que lo necesitan, se le da al que tiene mayor probabilidad de mejora, En términos de política social ante una crísis, se está siguiendo una estrategia similar, al escoger el camino del segundo escenario que expliqué, misma que puede resultar cruda pero que es inevitable.

El estilo de como se está llevando esta estrategia obligada por los factores mexicanos es el que ha sido muy criticado. Evidentemente la peligrosidad de tal estrategia (misma que Israel, Inglaterra, Holanda y… los EUA están tomando) nos pone con el alma en vilo. No soy quien para decir si es equivocada. Me queda claro que estamos contra la pared y había que tomarla. Es muy fácil decir desde Europa “En México los están engañando y deben de declarar la fase tres inmediatamente”.

Quiero agregar algunas cuestiones interesantes
1.) La insistencia de AMLO de que la gente salga a “ayudar a la economía” es ciertamente “intrépida” por decirlo mild, y obedece a su fe en que el plan de inmunidad de grupo funcione. De ahi que la linea ante comunicadores federales sea la de no preocupar al pueblo llano. Me queda claro que obra de buena fe para proteger a los más pobres (dictó algunas medidas económicas al respecto) pero el teléfono descompuesto de su plan estratégico se topa con la falta de educación y tacto de quienes deeben pasar esa “linea dictada”, como es el caso de las idióticas declaraciones de Barbosa diciendo que “los ricos son un grupo de riesgo y que los pobres son inmunes”.
2.) Amlo sabe que las cosas tienden a ponerse difíciles en unas semanas, por ello, al mismo tiempo que autorizó el plan DN3 del ejército, le dió el comando de todos los hospitales del país al mismo ejército. Esto es una medida controversial, que raya en pero en un punto correcta, debe haber una sola estrategia generalizada en servicio de salud para todos.

Actuar como a mi me gustaría, esto es, que un gobernante con estatura de jefe de Estado saliera a decirlecon transparencia a la gente la gravedad de la situación, sin ambages, poniéndo sobre la mesa los riesgos y explicando la problemática real , y explicando que hay dos escenarios y que por cuestiones de interés nacional se ha decidido tal o cual, y dictar una serie de medidas que deben ser cumplidas a rajatabla, no es viable en un país con un pueblo sin educación, esperanzado a que “el gobierno” resuelva por ellos y con la polarización galopante.
Solo es viable en sociedades con preparación científico-racional, democráticos y responsables.

No se ha podido hacer en ningún país europeo.

Sin duda es el zwgzwang que he comentado ya.
¿Tú como gobernante, qué harías?

Saludos cordiales, y cuídense mucho
JSB

Nota: Anexo del día 27, a las 10:30pm
Coloco la explicación de Gatell, que confirma lo que he estado tratando de explicar durante 2 semanas:

Una respuesta a “Sobre el manejo de la crisis pandémica en México (3)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *